¡Agradecido por aquellos que aman!

Entonces la verdadera madre del niño, la que lo amaba mucho, gritó: «¡Oh no, mi señor! ¡Denle el niño a ella, pero, por favor, no lo maten!». En cambio, la otra mujer dijo: «Me parece bien, así no será ni tuyo ni mío; ¡divídanlo entre las dos!»
1 Reyes 3:26 NTV

__________________________________________________________________

Hay personas tan egoístas que prefieren perderlo todo antes que dejar que los demás a su alrededor ganen o reciban algún beneficio; en cambio, hay quienes se interesan por el bienestar de los demás al punto de sacrificar incluso aquello que es realmente valioso para ellos. Cuando aprendemos a amar como Jesús nos ha amado podremos entender que, al estar dispuestos a perder algo que es valioso para nosotros por el bienestar de los que amamos nunca será un sacrificio; llámese a esto “mis bendiciones”, “mis privilegios”, “mis justificaciones”, o incluso “mí orgullo.” —¡Gracias Señor por aquellos que se han sacrificado al amarme!

© CAYADO Consultancy – Abril 2015

Posted on April 26, 2015, in 1 Reyes and tagged , , . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: