Ofrendas

“No tengo quejas de tus sacrificios ni de las ofrendas quemadas que ofreces constantemente. Pero no necesito los toros de tus establos ni las cabras de tus corrales. Pues todos los animales del bosque son míos, y soy dueño del ganado de mil colinas.

Salmos 50:8-10 NLT

__________________________________________________________________

Muchas veces el problema, no radica en qué es lo que le estamos ofrendamos a Dios; pues nuestras ofrendas pueden ser de lo mejor.

El problema puede ser que podemos estar dando ofrendas a Dios sin ser realmente agradecidos y sin obedecerle.

No aceptar la corrección de Dios y menospreciar su Palabra es algo que hace que toda religiosidad quede en nada.

La obediencia y la gratitud son cosas que no pueden comprarse, nacen de un corazón conforme al corazón de Dios.

La gratitud y la obediencia siempre han sido la ofrenda que honra al Señor.

© CAYADO Consultancy – Enero 2014 

Posted on January 15, 2014, in Salmos and tagged . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: