¡No era mi plan!

“«Dile a todo el pueblo: “Esto dice el SEÑOR: ‘¡Elijan entre la vida y la muerte! Todo el que permanezca en Jerusalén morirá por guerra, enfermedad o hambre, pero aquellos que salgan y se entreguen a los babilonios vivirán. ¡Su recompensa será la vida!”

Jeremías 21:8-9 NTV

__________________________________________________________________

El plan de Dios para el pueblo de Israel era expulsarlos de su tierra; esto no era lo más agradable, ni mucho menos lo que ellos habían pedido al Señor.

Habían rogado a Jeremías para que intercediera por ellos ante Dios; pidiéndole su ayuda, su misericordia y que hiciera un poderoso milagro como en el pasado, obligando la retirada del ejército invasor.

Muchas veces sucede lo mismo en nuestras vidas, pedimos a Dios que nos libre del dolor, de la angustia, del castigo; pedimos esto sin tomar en cuenta que en muchas ocasiones, será necesario que atravesemos por un proceso correctivo, para que podamos cambiar.

Esta corrección será parte del plan de Dios para restaurarnos, y nunca tendrá el propósito de destruirnos, todo lo contrario será para preservarnos la vida.

© CAYADO Consultancy – Noviembre 2013 

Posted on November 8, 2013, in Jeremías and tagged , , . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: