Desesperanza

“¡Sin embargo maldigo el día en que nací! Que nadie celebre el día de mi nacimiento. …porque no me mató al nacer. ¡Oh, si tan sólo hubiera muerto en el vientre de mi madre, si su cuerpo hubiera sido mi tumba! ¿Por qué habré nacido? Mi vida entera se ha llenado de dificultades, de dolor y de vergüenza.”

Jeremías 20:14, 17-18 NTV

__________________________________________________________________

Jeremías tenía la plena seguridad de quién es Dios, estaba seguro de su llamado, y sabía que podía contar con la protección divina en su vida.

Pero todo esto no lo eximió de pasar por momentos difíciles en su vida; incluso hasta el punto de llegar a la depresión, y desear la muerte.

Pero Jeremías no dejó que estas circunstancias y el estado de su ánimo le vencieran; todo lo contrario, confió en Dios, esperó y fue liberado.

© CAYADO Consultancy – Noviembre 2013 

Posted on November 6, 2013, in Jeremías and tagged , , . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: