El primer amor

“Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.”

Apocalipsis 2:4-5 NTV

__________________________________________________________________

En más de una ocasión he escuchado a muchas personas, e incluso a mí mismo, decir: “Quiero regresar a mi primer amor”, al referirnos a los increíbles momentos y emociones que experimentamos al tomar la decisión de seguir a Jesús. Esa alegría que nacía de lo más interno de nuestro ser, esa paz indescriptible aun en medio de grandes adversidades, la necesidad imperante de conocer cada día más y más de Dios, y el deseo casi insaciable de estar en continua comunión con Él.

Pero un día sentimos como que todo está acabando o que acabó; aunque en realidad no es algo que ocurre en un instante, poco a poco dejamos de experimentar todas estos momentos y emociones al permitirnos pequeñas licencias que paulatinamente se convierten en pecados tan grandes, que nos alejan de disfrutar de la comunión íntima con Dios; al caer el impacto no es inmediato, primero recorremos cierta distancia, la mayoría de las veces, una distancia llena de angustia.

Pero recobrar el primer amor es posible, aunque no es algo mágico, ni automático; para ello Dios requiere que nos comprometamos en al menos dos cosas:

  1. Reenfocar nuestra vida en lo que Dios ya ha hecho. Recordar de donde hemos caído significa reconocer que Dios ya nos ha transformado y puede hacerlo nuevamente. Es Dios quien nos hará sentir nuevamente el primer amor. El primer amor no es producto de lo que yo quiero sentir, es producto de lo que Dios hace en nuestras vidas.
  2. Arrepentirnos. Esto no es negociable, no hay restauración sin arrepentimiento, lo cual es muy diferente a remordimiento. Arrepentirnos implica un cambio de conducta, significa dejar de pecar.

Así que, si quiere experimentar el primer amor en su vida deje que Dios le transforme y arrepiéntase; para esto no hay otra alternativa.

© CAYADO Consultancy – Septiembre 2013 

Posted on September 18, 2013, in Apocalipsis and tagged . Bookmark the permalink. Leave a comment.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: